Trabajo en el hospital y siempre escuché entre los pacientes hablar de CERAGEM, hablaban maravillas, por lo que curiosa quise comprobarlo con una amiga que ya tenía CERAGEM en casa.

Tenía un dolor muy profundo en toda la espalda que, me impedía sentarme y acostarme derecha, era un sufrimiento para mí, porque al hacer el más mínimo esfuerzo, sentía que se me partía.

A la quinta terapia sentí un alivio, para la octava terapia parecía que volvía a decaer, gracias a Dios que fue un síntoma de premejoramiento, y luego todo pasó y me puse mucho mejor; eso fue lo que me animó a adquirir mi termomasajeador porque mi esposo también sufría de la columna.

Tener CERAGEM  en casa es un gran alivio, porque así toda mi familia se siente mejor, sobretodo un gran cambio y me siento contenta de tener un servicio de calidad y, les digo con mucho amor a los usuarios de CERAGEM que, si quieren sentir esta maravilla de CERAGEM, que no duden: ¡¡CERAGEM ES GARANTÍA!!

Gracias a CERAGEM logré el cambio.